¿Miedo al compromiso o miedo al amor?

Filofobia: injustificado miedo al amor, a enamorarse o estar enamorado. Los filofóbicos suelen elegir relaciones imposibles donde nunca podrán enamorarse, elegir hombres o mujeres que terminan dejándolos para así evitar el enamoramiento o huir de alguien que se haya enamorado de ellos buscándole defectos inexistentes.

Lo encontré hoy en Internet. Lo llamaba hasta a hace un par de horas miedo al compromiso porque  quizás en el fondo no quería aceptar que yo que desde niña fui una romántica soñadora que escribía cartas y poemas y pasaba las horas construyendo fantasías sobre lo que yo imaginaba serían historias de amor perfectas, hoy a mis 29 años tengo miedo a sentirme vulnerablemente enamorada.

Pero así es. Tengo miedo a mostrar mis sentimientos, a desnudar mi alma y mostrarme tal cual soy sin muros de protección  y escudos de defensa. No importa cuánto me repita a mi misma que estoy lista para una relación seria y duradera, siempre termino huyendo a la primera señal de lo anterior.

Tiene una oreja más arriba que la otra, la camisa con la que llegó a la cita estaba muy fea, agarra la botella de la cerveza de una manera poco masculina, se ríe demasiado fuerte, gesticula mucho cuando habla, usa una colonia muy fuerte, no me abre la puerta para subirme al carro, tiene un ringtone demasiado polo, se rasura las piernas… Son solo algunas de las muchas estúpidas excusas que en algún momento he usado para dejar de salir con alguien. No porque sean de peso como yo decía a mis amigas o a mi hermana cuando me cuestionaban, sino porque me mantenían a salvo de una posible relación más allá de un par de citas.

Decir que no estoy interesada en una relación en ese momento, mostrar desinterés cuando salía con alguien, poner mis prioridades laborales por encima de las emocionales, mostrarme fría y esquiva, también han sido algunas de las formas que he utilizado para auto sabotearme y evitar que se despierten algunas fibras internas que he sedado con el tiempo.

No voy a inventar traumas familiares o tendencias modernas para justificar mi miedo al amor, porque la única razón real y válida es que me aterroriza la posibilidad de perder el control de mis emociones, de darle la oportunidad a alguien para que me lastime como ha sucedido en un par de ocasiones en el pasado cuando dejaba fluir mis pasiones y mi impulsiva personalidad.

Y si, he logrado mantenerme a salvo varios años del dolor y esas punzadas en el pecho que terminaban en lágrimas sobre mi almohada, pero hoy caigo en cuenta que esa fingida seguridad también me ha mantenido al margen de gran parte de la esencia de la vida.

Hoy reconozco mi miedo a enamorarme porque el primer paso siempre es ese, si es que la intención como en mi caso es corregirlo.  Y más que reconocerlo, hoy decido desecharlo y dejar espacio a lo que sea que venga, porque de eso se trata esto de la vida ¿no? De vivir lo que se tenga que vivir, por el tiempo que se tenga que vivir y de seguir.

Me pregunto ¿Cuántas otras de las personas que están solteras tendrán miedo a la vulnerabilidad y la fragilidad de sentirse enamoradas y no lo saben o lo reconocen? ¿Cuántas personas encontraran una excusa tonta para escaparse de alguien con quién salen solo porque no quieren llegar a involucrar sus emociones y perder el control de la situación?

Yo no creo en eso de buscar el amor, porque mi parte de romántica empedernida (que aún existe) me dice que esas cosas simplemente llegan cuando tienen que llegar. Pero hay que tener las puertas del corazón abiertas para que cuando llegue lo que sea que llegue no tenga que marcharse cansado de tocar y tocar sin que nadie le atienda.

El amor al igual que las oportunidades llega, pero si no se aprovechan se esfuman y quizás no se presenten más en la vida…

"El valor no es la ausencia del miedo, sino el miedo junto a la voluntad de seguir." 
Feliciano Franco de Urdinarrain.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más leídas