¡Enamórese de usted mismo!


La bella durmiente, La Cenicienta, La sirenita, Blanca Nieves…. Todos eran mis cuentos favoritos de niña y saben ¿Por qué? Porque incluían un final feliz con el príncipe azul. Y así como yo, todas las personas crecen escuchando que su felicidad sólo estará completa cuando tengan el privilegio y el honor de encontrar su media naranja.

Por eso es que muchos cuando pierden su pareja pierden también el rumbo de sus vidas, porque no saben con que llenar todo ese espacio vacío que tienen ahora en el alma ni cómo aliviar ese sentimiento que los hace sentirse incompletos cuando están en soledad, y en ocasiones el extrañar a alguien es más producto de esto que de la ausencia de esa persona en si.

Y es que la sociedad y la cultura nos educa para ser felices solo de esta manera, pues si una persona decide mantenerse sola, los demás piensan que como se dice popularmente “seguro no le sale nada”, pues estar mal acompañado antes que solo es mejor opción que la soltería social.

Mucha gente pasa los días esperando a que llegue esa persona que los hará inmensamente felices. Luego conocen a alguien, se ilusionan y terminan llorando amargamente porque esa persona les causó dolor al no ser la indicada aunque posiblemente desde el principio lo supieran.

¿Por qué exponer nuestro corazón de esta manera? ¿Por qué desperdiciar el precioso tiempo que Dios nos da en espera de alguien para ser felices?

No recuerdo donde, pero leí hace un tiempo que nadie puede dar lo que no tiene. Pretendemos hacer feliz a nuestra pareja, cuando nosotros dependemos de otros para serlo; queremos amar, pero no tenemos amor propio; queremos que nos valoren, pero no vemos lo valiosos que somos cada uno; queremos que nos respeten, pero nos dejamos pisotear cuando recibimos menos de que merecemos.

También he escuchado eso de que “tampoco voy a pedir gustos cuando yo no soy tan lind@”. Y no es pedir gustos, es pedir lo que nuestro valor y dignidad como mujeres o como hombres nos permiten pedir. Si basamos el nivel de agrado que producimos en otros solo en nuestras características físicas, nos estamos condenando de antemano a perder en un corto plazo aquella relación, pues el cuerpo cambia con el tiempo y se transforma, con lo que también entonces se transformarán los sentimientos.

No hay robo más grande a nuestro amor propio que eso de “La media naranja”, pues significa que quien no la encuentre tendrá que vivir incompleto toda la vida. Pero ¿No es mejor ser una naranja completa, tener una vida propia: amigos, trabajo, familia, metas, sueños, vida social, etc. que nos haga sentirnos plenos por nuestros propios medios? Así, esa persona especial será un complemento de nuestra felicidad y no una parte indispensable; y si por alguna razón no llega o no la tenemos cerca, tendremos capacidad absoluta de ser felices y sonreír cada día.

Pensemos por un momento: ¿Qué queremos recibir en una relación de pareja? Hagamos una lista y luego, preguntémonos si todo eso ya nos lo damos a nosotros mismos, porque la razón para estar con alguien en muchas ocasiones es la carencia de nuestros propios sentimientos. Si la respuesta es no ya tiene una nueva meta personal. No desperdicie su tiempo y empiece a ser feliz con sus propios recursos, no reserve las actividades de las que disfruta para vivirlas con otro, ¡hágalas ya! ¡Viva hoy!

Si está en búsqueda de pareja, empiece por ser usted mismo su mejor compañero, por amarse con intensidad, estoy segura que eso les hará tener un mejor panorama de lo que quieren para sus vidas. Y no olvide que “Quien no puede estar con si mismo, no puede estar con nadie más”

10 comentarios:

Andrea | 15 de diciembre de 2009, 7:01

Excelente post.Tenés toda la razón aveces queremos llenar nuestro vacio con otra persona, y que esa persona llene todo cuanto nos hace falta.

Me encantó de verdad... No creo que haya más que agregar pues ahí esta todo escrito.

Mau Roverssi | 15 de diciembre de 2009, 7:05
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mau Roverssi | 15 de diciembre de 2009, 7:06

Dos medias naranjas no pueden rodar, dos naranjas enteras puede que rueden juntas... si quieren.// Fe de ratas, que el otro coment benía con herrores hortograficós

arqruiz | 15 de diciembre de 2009, 9:52

Totalmente de acuerdo. No podemos condicionar nuestra felicidad a la de otros. Podemos compartir, podemos aprender, pero no podemos depender sentimental y fisicamente de un semejante. Yo creo que la felicidad plena existe en la medida que cada ser la descubra en si mismo, la pueda vivir, la pueda explotar y la pueda compartir. Yo no creo que la soledad no transforme en seres incompletos, por el contrario, solo asi podemos llegar a conocernos realmente.
Mis felicitaciones,tienes,a mi criterio, una manera muy objetiva y practica de ver la vida.

Daniel | 15 de diciembre de 2009, 10:04

Es interesante que cada vez más, la gente toque estos temas.

Como soltero comprometido, siento en el trabajo, mi vida social y en familia, la constante presión de "por qué no tiene pareja" como un indicador de que "soy feliz".

La verdad es que estando solo, he aprendido a conocerme y a saber cosas sobre mi que antes no había analizado. La soledad no es mala, aún cuando la sociedad nos diga lo contrario.

Muy buen tema y espero poder comentar más de él

tony | 15 de diciembre de 2009, 22:05
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tony | 15 de diciembre de 2009, 22:19

Me impresiona positivamente el contenido del post;creo que somos miles los que tenemos esa interrogante aun sin formular la pregunta; y ahi esta una respuesta con sabiduria, la cual no alcanzabamos a ver ya sea porque no queremos o por la venda de los esquemas preestablecidos que nos impide conocerla.
Lo que ahi escribes arroja luz sobre sentimientos grises que a veces nos hacen sufrir por que no miramos mas alla de ellos.
Creo que despues de leerlo ya tres veces aclara algunas interrogantes, y creo que pasare por aqui cada vez que mi barquillo pierda el rumbo y las estrellas no me iluminen el sendero !
Enhorabuena por este magnifico post !

Ronald Durán | 16 de diciembre de 2009, 6:47

Muchas gracias por escribir esto, nunca como hoy necesitaba que me aterrizaran en la realidad, necesitaba una bofetada para abandonar la autocompasión. :)

G.R.A. | 17 de diciembre de 2009, 18:20

Excelente este post, me encantó.

Saludos :)

Mary | 17 de diciembre de 2009, 22:42

Muchas gracias por todos sus comments!! espero que de ahora en adelante se preparen para ser naranjas completas, personas con valor propio porque cuando uno se quiere a si mismo, entiende todo lo que merece en la vida. Un abrazo a todos!!!

Publicar un comentario

Más leídas